Nuestros colaboradores

 
 
En Pernod Ricard vennimos de todas partes del  mundo ,
 
Estamos orgullosos, comprometidos y constamos con un alto
 
grado de movilidad.
18/05/2017
+85

nacionalidades diferentes

94%

de los empleados están orgullosos de trabajar para el Grupo

(Towers Watson Survey, 2017)

233

personas en movilidad internacional (2016)

88%

de los empleados comprometidos con el Grupo

(Towers Watson Survey, 2017)

El secreto de este compromiso: el Mindset de Pernod Ricard 

Nuestro Mindset, es el espíritu de conquista de las mujeres y de los hombres de Pernod Ricard. Unas ganas de triunfar colectivas, compartidas por los 18.500 colaboradores, que marcan la diferencia en la línea de meta

Este Mindset es también nuestra capacidad de actuar colectivamente, centrados todos en una misma visión, en una misma ambición. Es, además, nuestra capacidad para adoptar juntos el cambio con el fin de adaptar permanentemente nuestro grupo a un contexto cada vez más volátil

El Mindset de Pernod Ricard se basa en nuestros pilares fundamentales: una cultura, mezcla de espíritu emprendedor, confianza mutua y sentido de la ética, una organización descentralizada y una visión estratégica centrada al 100% en el momento de consumo, la experiencia de convivialité y, por lo tanto, en el consumidor.

 

 

Modelo cultural con definición de los valores

La cultura corporativa, es decir, el lenguaje común a cada colaborador, es la amalgama de una organización descentralizada como la nuestra. Vivida como una verdadera ventaja competitiva, la cultura de Pernod Ricard se basa en tres valores clave. En primer lugar, un espíritu emprendedor en el que la asunción de riesgos y la audacia garantizan el éxito de nuestros colaboradores. En segundo lugar, la confianza mutua, basada en la franqueza y la integridad, factor clave para generar sinergias, compartir responsabilidades y conferir mayor autonomía a los colaboradores y a las entidades. Finalmente, un profundo sentido de la ética, sinónimo de respeto de las políticas y de los procedimientos del Grupo, pero también de honestidad y transparencia en las relaciones con las demás partes interesadas. El espíritu emprendedor no puede existir sin confianza, ni la confianza sin sentido de la ética.

Estos tres valores no adquieren plenamente sentido si no se manifiestan a través de una actitud conviviale. La convivialité se plasma en unas relaciones entre los colaboradores que aspiran a ser sencillas, directas, sinceras y abiertas. Permite una mayor colaboración y unas experiencias compartidas entre individuos, que benefician a todos. Nuestro sistema descentralizado está directamente ligado a la expresión de esta cultura. El 94% de nuestros 18.500 colaboradores suscribe sus valores, el 86% considera que la convivialité es una realidad cotidiana en su trabajo. La cultivan entre sí, pero también en sus relaciones con todas las partes interesadas.

Estos valores se fomentan permanentemente mediante una política de recursos humanos que favorece el sentido del liderazgo, la movilidad y la diversidad. Esta cultura es la fuente de nuestro compromiso colectivo.

Un modelo
La descentralizatión

Nos comprometemos a respetar la autonomía operativa de nuestras filiales partiendo de la base del principio de subsidiariedad. Una especificidad que permite tomar decisiones lo más cerca posible de los mercados y de los consumidores. Su eficacia se basa en la perfecta alineación de los productos hasta su activación en los mercados.

3 valores cardinales

Espíritu emprendedor

El éxito del Grupo se debe a los hombres y las mujeres de Pernod Ricard que, día a día, contribuyen a su expansión internacional. Todos están impulsados por una misma mentalidad: el espíritu emprendedor.

Esta cultura impregna los modos de funcionamiento y de gestión del Grupo desde sus orígenes. Promueve la iniciativa personal, fomenta la creatividad y reconoce el derecho al error. No puede existir una organización descentralizada si no se promueve el espíritu emprendedor. Consideramos a todos nuestros colaboradores como emprendedores que deben sacar partido de todas las oportunidades que se les presenten en su mercado. 

Confianza mutua

El Grupo favorece las relaciones basadas en la confianza mutua, que se articula alrededor de un principio: la consideración recíproca que cada colaborador tiene hacia sus colegas. Este modo de funcionamiento se basa en la transparencia de la comunicación, la apertura hacia el otro y el respeto de la diferencia. Crea las condiciones idóneas para un enriquecimiento mutuo, que constituye un formidable factor de compromiso individual y colectivo.

Sentido ético

La conquista del liderazgo es indisociable de un comportamiento ético ejemplar. Este compromiso está profundamente arraigado en la historia y la cultura de Pernod Ricard. Desde su creación, el Grupo defiende unos valores universales de responsabilidad, transparencia y respeto a las personas y culturas. Sus principales expresiones son la promoción de la diversidad y el desarrollo sostenible.

Actitud
La convivialité

La descentralizazción y estos tres valores adquieren pleno sentido cuando van asociados a une actitud : la convivialité. Ella es la que confiere su carácter único a Pernod Ricard. Alentamos unas relaciones sencillas y directas entre los diferentes niveles jerárquicos, alimentando así nuestro compromiso colectivo y convirtiéndonos en embajadores de nuestro lema.

Un modelo cultural respaldado
94%

de los empleados respaldan plenamente los valores del Grupo

86%

de los empleados piensan que la convivialidad es una realidad en Pernod Ricard

87%

de los empleados recomiendan Pernod Ricard como un buen lugar de trabajo

92%

de los empleados se sienten cómodos actuando como representantes de Pernod Ricard

Resultados procedentes de la tercera edición de la encuesta de opinión “I Say”, realizada por la consultora independiente Towers Watson en Junio de 2017.

Comparten sus experiencias en Pernod Ricard