Proteger nuestro planeta

Estamos convencidos de que no puede existir liderazgo sin excelencia medioambiental. Todos nuestros productos provienen de materias primas agrícolas. Porque proteger el planeta no es solamente una buena práctica, sino un acto esencial y estratégico para garantizar el futuro de la empresa.

Un compromiso inscrito en los genes del Grupo

Nacido del desarrollo de unas marcas muy arraigadas en sus territorios respectivos y fruto de la transformación de materias primas agrícolas, Pernod Ricard demuestra un profundo interés por la protección del medio ambiente. Hemos heredado de Paul Ricard nuestros principios en materia de respeto al medio ambiente. El fundador del Grupo creó en 1966, el Observatorio del Mar, convertido en Instituto Oceanográfico Paul Ricard. Situado en la isla de Embiez, en el departamento del Var, su vocación es dar a conocer y proteger el mar Mediterráneo.

Actualmente, Pernod Ricard es un protagonista reconocido de la protección de la biodiversidad marina y de la lucha contra la contaminación de los mares.

En savoir plus sur l’Institut Océanographique Paul Ricard

                                 Roadmap environnementale 2020

La necesidad de una gobernanza medioambiental

Cada una de las etapas del ciclo de vida de nuestros productos provoca impactos directos e indirectos que afectan a nuestro medio ambiente. Una realidad agravada por los fenómenos climáticos y medioambientales que originan múltiples riesgos para nuestras actividades. Entre los más significativos, el aprovisionamiento de materias primas y la gestión del agua. Partiendo de la base de estas enseñanzas, el Grupo se ha dotado de una política medioambiental desplegada en forma de un «Roadmap 2020» que recoge nuestras orientaciones, nuestras prioridades de actuación y nuestros objetivos en la materia. Este roadmap se articula alrededor de 5 prioridades.

Promover una agricultura sostenible y proteger la biodiversidad

Porque todos nuestros productos provienen de materias primas agrícolas, fomentamos unas prácticas respetuosas con el medio ambiente. Tanto en nuestras actividades agrícolas propias (6.500 ha de viñedos, principalmente) como en la compra de productos a nuestros proveedores (cerca de 2,3 millones de toneladas equivalentes cada año). Para ello, el Grupo se basa en referenciales locales que exigen principalmente:

la reducción del uso de abonos, la selección y el empleo de pesticidas menos peligrosos para el medio ambiente,
-  el control de los consumos de agua, favoreciendo especialmente las técnicas de riego por goteo,
-  la preservación de los suelos y de la biodiversidad,
-  la formación y el acompañamiento de los agricultores en prácticas de agricultura sostenible.

La protección de los recursos hídricos

El agua es el componente fundamental de nuestros productos. Frente a las amenazas de escasez, la gestión del agua es una de nuestras prioridades.

En septiembre de 2010, Pernod Ricard ratificó el CEO Water Mandate de Naciones Unidas (iniciativa privada y pública creada para ayudar a las empresas a desarrollar, poner en marcha y revelar sus políticas y prácticas medioambientales relacionadas con el agua).

En cuanto a las plantas de producción, estas cuentan con 4 armas para optimizar la gestión de los recursos hídricos, preservando su calidad y disponibilidad

-  medir los consumos;
-  garantizar que las extracciones no ponen en peligro los recursos;
-  emprender acciones tendentes a ahorrar, reutilizar y reciclar el agua;
-  garantizar un tratamiento eficaz de las aguas usadas antes de verterlas en el medio natural.

Se trata de acciones cruciales para las filiales situadas en zonas geográficas donde las reservas de agua son frágiles.

Los consumos de agua indirectos, es decir, los engendrados por la producción de las materias primas agrícolas, los materiales de envasado o, también, la electricidad consumida por el Grupo repercuten, asimismo, en los recursos hídricos. Abordamos estos impactos generados por nuestros proveedores con ayuda de la llamada metodología de la huella hídrica o water footprint.

Luchar contra los desajustes climáticos

L’intervention de Pernod Ricard s’effectue à 2 niveaux :

 la medición de nuestra huella de carbono a lo largo de toda la cadena de producción,

-  la puesta en práctica de acciones que contribuyen a disminuir las emisiones de CO2:

         • en nuestras plantas de producción (emisiones de ámbito 1 y 2),

         • e indirectamente en nuestros proveedores, mediante un proceso de ecodiseño de los productos y la optimización de la cadena logística (emisiones de alcance 3).

Desarrollar productos sostenibles y reducir el impacto de los residuos

El impacto de nuestras actividades en el medio ambiente empieza desde el diseño de nuestros productos y prosigue a lo largo de su ciclo de vida. Para reducir esta huella, Pernod Ricard aplica los principios del ecodiseño en el desarrollo de sus nuevos productos o envases, prestando especial atención a los residuos generados a lo largo de toda la cadena de producción. Una gestión sostenible de nuestras marcas que los consumidores esperan.

Nuestra estrategia se basa en dos procesos complementarios.

-  La puesta en práctica de los principios del ecodiseño de los envases, es decir:

     • la evaluación de la huella medioambiental de los productos,

     • la elección de materiales sostenibles y reciclables para el envasado,

     • la optimización de la cantidad de material utilizado (vidrio, cartón, plástico),

     • la participación en sistemas de recogida de los envases usados para apoyar el reciclado.

-  La reducción, el reciclado y la valorización de los residuos en las plantas industriales, con el fin de alcanzar el objetivo «cero residuos vertidos» y disminuir la cantidad de residuos incinerados.