Nuestra cultura

El Mindset de Pernod Ricard: espíritu de equipo conquistador

 

El excepcional nivel de compromiso de nuestros colaboradores, que viven y encarnan a diario la cultura y los valores del Grupo, es la clave de nuestro éxito. Este espíritu de equipo conquistador —el Mindset de Pernod Ricard— consiste en una fabulosa alquimia entre espíritu emprendedor, confianza mutua y sentido de la ética, los tres valores cardinales que subyacen en nuestro modelo cultural. Impulsado por la descentralización y por nuestro sentido de la convivialité, aparece como un formidable motor de rendimiento: romper moldes, colaborar por encima de las diferencias, compartir experiencias, simplificar procesos o centrarse en lo fundamental son sus principales manifestaciones. Aporta al Grupo la rapidez y la agilidad necesarias para adaptarse permanentemente a un contexto cada vez más volátil. Más allá de nuestras estrategias, este mindset es lo que realmente nos permitirá marcar la diferencia. 

Un modelo
La descentralización

Nos comprometemos a respectar la autonomía operativa de nuestras filiales partiendo de la base del principio de subsidiariedad. Una especificidad que permite tomar decisiones lo más cerca posible de los mercados y de los consumidores. Su eficacia se basa en la perfecta alienación de todos y en la coherencia de las acciones, desde la elaboración de los productos hasta su activación en los mercados.

3 valores cardinales
Actitud
La convivialité

La descentralización y estos tres valores adquieren pleno sentido cuando van asociados a une actitud: la convivialité. Ella es la que confiere su carácter único a Pernod Ricard. Alentamos unas relaciones sencillas y directas entre los diferentes niveles jerárquicos, alimentando así nuestro compromiso colectivo y convirtiéndonos en embajadores de nuestro lema.

1. Espíritu emprendedor

El éxito del Grupo se debe a los hombres y las mujeres de Pernod Ricard que, día a día, contribuyen a su expansión internacional. Todos están impulsados por una misma mentalidad: el espíritu emprendedor.

Esta cultura impregna los modos de funcionamiento y de gestión del Grupo desde sus orígenes. Promueve la iniciativa personal, fomenta la creatividad y reconoce el derecho al error. No puede existir una organización descentralizada si no se promueve el espíritu emprendedor. Consideramos a todos nuestros colaboradores como emprendedores que deben sacar partido de todas las oportunidades que se les presenten en su mercado. 

2. Confianza mutua

El Grupo favorece las relaciones basadas en la confianza mutua, que se articula alrededor de un principio: la consideración recíproca que cada colaborador tiene hacia sus colegas. Este modo de funcionamiento se basa en la transparencia de la comunicación, la apertura hacia el otro y el respeto de la diferencia. Crea las condiciones idóneas para un enriquecimiento mutuo, que constituye un formidable factor de compromiso individual y colectivo.

3. Sentido ético

La conquista del liderazgo es indisociable de un comportamiento ético ejemplar. Este compromiso está profundamente arraigado en la historia y la cultura de Pernod Ricard. Desde su creación, el Grupo defiende unos valores universales de responsabilidad, transparencia y respeto a las personas y culturas. Sus principales expresiones son la promoción de la diversidad y el desarrollo sostenible.

¡Juntos, formamos la combinación perfecta!

En Pernod Ricard, ofrecemos un cóctel exclusivo de cinco ingredientes, pero necesitamos un sexto para hacer una mezcla premium: ¡ Tú !