Preservar nuestro planeta

Un compromiso inscrito en los genes del Grupo

 

Nacido del desarrollo de unas marcas muy arraigadas en sus territorios respectivos y fruto de la transformación de materias primas agrícolas, Pernod Ricard demuestra un profundo interés por la protección del medio ambiente.

Hemos heredado de Paul Ricard nuestros principios en materia de respeto al medio ambiente. El fundador del Grupo creó en 1966, el Observatorio del Mar, convertido en Instituto Oceanográfico Paul Ricard. Situado en la isla de Embiez, en el departamento del Var, su vocación es dar a conocer y proteger el mar Mediterráneo.

Actualmente, Pernod Ricard es un protagonista reconocido de la protección de la biodiversidad marina y de la lucha contra la contaminación de los mares.

Más información sobre el Instituto Oceanográfico Paul Ricard

La necesidad de una gobernanza medioambiental

Cada una de las etapas del ciclo de vida de nuestros productos provoca impactos directos e indirectos que afectan a nuestro medio ambiente. Una realidad agravada por los fenómenos climáticos y medioambientales que originan múltiples riesgos para nuestras actividades. Entre los más significativos, el aprovisionamiento de materias primas y la gestión del agua. Partiendo de la base de estas enseñanzas, el Grupo se ha dotado de una política medioambiental desplegada en forma de un «Roadmap 2020» que recoge nuestras orientaciones, nuestras prioridades de actuación y nuestros objetivos en la materia. Este roadmap se articula alrededor de 5 prioridades.

La mayor parte de las 6.500 hectáreas propiedad del Grupo aplica unas prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente:

•    reducción de abonos y pesticidas,
•    disminución del consumo de agua y de energía,
•    formación de los agricultores en buenas prácticas

El 83% de estos viñedos están certificados según estándares medioambientales: 

•    «Substainable WineGrowing New Zealand» (SWNZ) en Nueva Zelanda; 
•    «EntWine Australia» en Australia; 
•    buenas prácticas definidas por la Interprofesión de las Regiones de Cognac y de Champagne en Francia; 
•    certificación Napa Green Business en Estados Unidos. 

Ejemplos de buenas prácticas

Realizamos numerosas acciones con nuestros agricultores proveedores para dirigirlos hacia la agricultura sostenible.

Vendimia certificada BioGro en Nueva Zelanda.
Nuestra filial neozelandesa, puntera ya en cultivos biológicos, obtuvo en 2011 su primera vendimia certificada BioGro para su viñedo Fairhall. En 2011, la filial convirtió 24 hectáreas en cultivos biológicos y, próximamente, debería obtener la certificación en 55 hectáreas de viñedos. 

The Absolut Company y el cultivo del trigo
En Suecia, The Absolut Company se aprovisiona exclusivamente de trigo producido localmente, según un estricto pliego de condiciones en materia de agricultura sostenible.

Yerevan Brandy Company, en Armenia
Nuestra filial Yerevan Brand Company compra y distribuye a los viticultores productos fitosanitarios conformes a la clasificación de la BNIC (Oficina Nacional Interprofesional del Cognac), recoge luego los residuos de envasado y se encarga de su destrucción a través de una empresa autorizada. También les suministra pulverizadores eficientes que evitan sobrepasar las dosis de los tratamientos.

Ricard y la agricultura sostenible
En Francia, una parte del hinojo utilizado para la producción de Ricard es cultivado por agricultores de Provenza que siguen los principios de la agricultura sostenible: esta planta, muy aromática, favorece el desarrollo de la entomofauna, especialmente de las abejas, preservando así la biodiversidad.

 

Pernod Ricard desarrolla proyectos de protección de la biodiversidad alrededor de los viñedos que explota y anima a sus filiales a preservar la biodiversidad. 

Tres ejemplos:
•    un programa de rehabilitación del ecosistema en Nueva Zelanda: rehabilitación de suelos, reintroducción de especies locales etc., en nueve hectáreas situadas en las zonas húmedas de Kaituna, una región que alberga hábitats de aves amenazadas. 
•    medidas de conservación de la biodiversidad y de restauración de biotopos en las zonas del río Jacob’s Creek en Australia.
•    programas de investigación, desarrollados en granjas especializadas en el cultivo de genciana amarilla (el ingrediente básico de Suze), que han permitido preservar 50.000 plantas silvestres cada año.

 

Roadmap 2020: Promover una agricultura sostenible y proteger la biodiversidad

Porque todos nuestros productos provienen de materias primas agrícolas, fomentamos unas prácticas respetuosas con el medio ambiente. Tanto en nuestras actividades agrícolas propias (6.500 ha de viñedos, principalmente) como en la compra de productos a nuestros proveedores (cerca de 2,3 millones de toneladas equivalentes cada año). Para ello, el Grupo se basa en referenciales locales que exigen principalmente:

- la reducción del uso de abonos, la selección y el empleo de pesticidas menos peligrosos para el medio ambiente,
- el control de los consumos de agua, favoreciendo especialmente las técnicas de riego por goteo,
- la preservación de los suelos y de la biodiversidad,
- la formación y el acompañamiento de los agricultores en prácticas de agricultura sostenible.

Nuestras destilerías y plantas embotelladoras han invertido en la gestión del agua para:

•    medir los consumos;
•    asegurar que las extracciones no ponen en peligro los recursos;
•    iniciar acciones tendentes a ahorrar agua;
•    garantizar un tratamiento eficaz de las aguas usadas antes de verterlas en el medio natural.

Se trata de acciones cruciales para las filiales situadas en zonas geográficas donde las reservas de agua son frágiles. Este proceso de reducción del consumo de agua ha permitido a las plantas de producción alcanzar sus objetivos.

•    En 2013, las plantas industriales del Grupo extrajeron 25 millones de metros cúbicos de agua. Solamente 8,1 millones fueron consumidos. El resto se usó para enfriar las destilerías y se restituyó sin alterar el medio ambiente. 
•    El Grupo redujo su consumo de agua por unidad producida (litro de alcohol puro) de 14% en 2015.

 

 

 

Cartografiamos nuestras plantas con el fin de evaluar su disponibilidad de agua. Trece unidades de producción están situadas en regiones donde el agua es un recurso sensible. Particularmente en India, Australia, Argentina, México, España y Armenia. En total, estas plantas no representan más que el 5% del consumo de agua del Grupo.

 

Buena práctica: Behror (Rajastán, India)

Nuestra filial de producción en Behror, situada en una región árida, ha iniciado un proceso de racionalización de su consumo de agua. La destilería de whisky y la planta embotelladora han sido modificadas con objeto de reutilizar y reciclar el agua en todas las fases de producción. Resultado: la planta de Behror ha reducido su consumo de agua por litro de alcohol puro un 26% desde 2008, y recicla más del 50% de su consumo total de agua.

 

 

Varios tipos de procesos permiten rebajar la carga orgánica del agua usada para reutilizarla o verterla sin peligro para el medio natural. Entre ellos podemos citar:
•    la metanización de los residuos, que permite producir biogás;
•    las técnicas de tratamiento aeróbico por lagunaje;
•    la filtración por membranas;
•    el uso de plantas que purifican el agua en sistemas denominados «jardines filtrantes».

 

 

Buena práctica: el tratamiento 100% natural de las aguas usadas por Pernod Ricard Argentina

Nuestra filial está equipada con un sistema de tratamiento de aguas usadas natural, eficiente y que no exige mucho mantenimiento. Después de una primera filtración, las aguas usadas se vierten en parcelas plantadas con hierba y depuradas con las bacterias que en ellas se desarrollan. Recuperada y almacenada, el agua se utiliza para regar los viñedos.

 

Roadmap 2020: La protección de los recursos hídricos

El agua es el componente fundamental de nuestros productos. Frente a las amenazas de escasez, la gestión del agua es una de nuestras prioridades.

En septiembre de 2010, Pernod Ricard ratificó el CEO Water Mandate de Naciones Unidas (iniciativa privada y pública creada para ayudar a las empresas a desarrollar, poner en marcha y revelar sus políticas y prácticas medioambientales relacionadas con el agua).

En cuanto a las plantas de producción, estas cuentan con 4 armas para optimizar la gestión de los recursos hídricos, preservando su calidad y disponibilidad

-    medir los consumos;
-    garantizar que las extracciones no ponen en peligro los recursos;
-    emprender acciones tendentes a ahorrar, reutilizar y reciclar el agua;
-    garantizar un tratamiento eficaz de las aguas usadas antes de verterlas en el medio natural.

Se trata de acciones cruciales para las filiales situadas en zonas geográficas donde las reservas de agua son frágiles.

Los consumos de agua indirectos, es decir, los engendrados por la producción de las materias primas agrícolas, los materiales de envasado o, también, la electricidad consumida por el Grupo repercuten, asimismo, en los recursos hídricos. Abordamos estos impactos generados por nuestros proveedores con ayuda de la llamada metodología de la huella hídrica o water footprint.

 

Para reducir nuestro consumo de energía, hemos puesto en marcha diversas acciones en nuestras plantas de producción:
•    control de los consumos energéticos;
•    realización de diagnósticos energéticos in situ;
•    creación de sistemas de gestión de la energía;
•    empleo de energías renovables para sustituir a las energías fósiles.

 

 

Buena práctica: Absolut en Suecia

La destilería de Nöbbelöv está equipada con un sistema de gestión de la energía certificado. Su tecnología avanzada de descompresión mecánica de los vapores la convierte en una de las destilerías más eficientes del sector. 

Las destilerías de Chivas Brothers representan el 25% de los consumos de energía del Grupo. Hemos iniciado un plan de reducción de consumos en el conjunto de estas plantas, invirtiendo en equipos pesados, como termocompresores de tercera generación. 

La filial también ha puesto en marcha acciones para la recuperación y el reciclado de la energía. Reutilizando, por ejemplo, el calor desprendido durante el proceso de destilación para secar los residuos de primera destilación. 

Desde 2002, las destilerías de Chivas Brothers han reducido su consumo entre un 9% y un 35%.

 

Se han alcanzado los objetivos de reducción del consumo de energía fijados para el conjunto de nuestras plantas de producción:

•    consumo de energía del Grupo: 1.575.545 Mwh
•    - 16% de consumo de energía por unidad producida (litro de alcohol puro) en 2015.

 

Roadmap 2020: Luchar contra los desajustes climáticos

La intervención de Pernod Ricard tiene lugar en 2 niveles:

-  la medición de nuestra huella de carbono a lo largo de toda la cadena de producción,

-  la puesta en práctica de acciones que contribuyen a disminuir las emisiones de CO2:

         • en nuestras plantas de producción (emisiones de ámbito 1 y 2),

         • e indirectamente en nuestros proveedores, mediante un proceso de ecodiseño de los productos y la optimización de la cadena logística (emisiones de alcance 3).

Dos tipos de acciones:
•    mejora de la eficiencia energética de las plantas industriales, siguiendo el ejemplo de las acciones de envergadura llevadas a cabo por Chivas Brothers, Irish Distillers, The Absolut Company, Pernod o Martell. 
•    aumento de la parte de electricidad proveniente de energías renovables comprada por las plantas industriales.
Resultado: en 2013, las emisiones directas (combustibles fósiles) e indirectas (compra de electricidad) de las plantas industriales del Grupo siguieron bajando, pasando de 352.060 a 335.456 toneladas equivalentes de CO2.

 

Nuestras principales compañías de marcas utilizan un programa de evaluación del impacto del CO2 de los envases que ayuda a decidir su diseño. 

 

Nuestros equipos logísticos integraron ya hace tiempo la noción de desarrollo sostenible en la organización del transporte y del almacenamiento.
Trabajan sobre: 
•    el tipo de transporte 
El 80% del transporte se realiza por barco, un medio de transporte que consume poca energía (responsable solamente de la cuarta parte de las emisiones de gas de efecto invernadero ligadas a las actividades logísticas). El 20% restante se ha optimizado, gracias a una planificación precisa de las cargas y las rutas. 
•    la planificación
Permite establecer un programa de producción más estable y a más largo plazo, además de optimizar los flujos de transporte. 
En Estados Unidos, donde el transporte terrestre es importante, Pernod Ricard forma parte del programa «Smart Way Transport Partnership», que pretende reducir la huella de carbono del transporte.
•    la optimización de las cargas
Se ha armonizado el tamaño y el formato de los contenedores para optimizar el llenado de los vehículos. Se privilegia la mutualización para aumentar las tasas de carga de los camiones. 

 

 

 

Buena práctica: Jacob’s Creek reduce su huella de carbono

En Australia, una ligera modificación de las dimensiones de la botella de Jacob’s Creek (de 540 g a 360-380 g) ha permitido optimizar los planes de paletización y, por tanto, los volúmenes de trasporte. 
Esta reducción del peso de la botella permite también utilizar contenedores más grandes para el transporte marítimo de larga distancia (40 pies, frente a los 20 anteriores).
Resultado: una reducción de 15.000 toneladas de CO2/año. 

Más información sobre la política medioambiental de Jacob’s Creek en su página web

 

 

Animamos a nuestros principales proveedores a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en la fase de diseño de sus productos y procuramos reducir, al mismo tiempo, las pérdidas de productos a lo largo de la cadena. 

Roadmap 2020: Desarrollar productos sostenibles y reducir el impacto de los residuos

El impacto de nuestras actividades en el medio ambiente empieza desde el diseño de nuestros productos y prosigue a lo largo de su ciclo de vida. Para reducir esta huella, Pernod Ricard aplica los principios del ecodiseño en el desarrollo de sus nuevos productos o envases, prestando especial atención a los residuos generados a lo largo de toda la cadena de producción. Una gestión sostenible de nuestras marcas que los consumidores esperan.

Nuestra estrategia se basa en dos procesos complementarios.

- La puesta en práctica de los principios del ecodiseño de los envases, es decir:

     - la evaluación de la huella medioambiental de los productos,

     - la elección de materiales sostenibles y reciclables para el envasado,

     - la optimización de la cantidad de material utilizado (vidrio, cartón, plástico),

     - la participación en sistemas de recogida de los envases usados para apoyar el reciclado.

- La reducción, el reciclado y la valorización de los residuos en las plantas industriales, con el fin de alcanzar el objetivo «cero residuos vertidos» y disminuir la cantidad de residuos incinerados.

Hace varios años que Pernod Ricard apuesta por los subproductos orgánicos generados por la transformación de las materias agrícolas (bagazos de destilerías, vinazas, orujos). Una serie de tecnologías permiten convertir estos últimos en alimentos para animales, en biogás o en compost agrícola.

La mayoría de nuestras destilerías de granos transforma los bagazos obtenidos tras la destilación en distillers dark grains, un alimento deshidratado para el ganado, rico en proteínas y fácil de almacenar. Es el caso de Escocia, Irlanda, Canadá y la India. En Suecia, las vinazas de la destilería de Absolut alimentan directamente las granjas porcinas de la región de Åhus en el marco de un «ecosistema industrial».

 

 

El 93% de los residuos sólidos de nuestras fábricas se recicla, una tasa que no ha dejado de crecer desde 2008. Se ha mejorado la clasificación y el reciclado de los residuos de las plantas de producción gracias a:
•    una mejor distribución de los residuos en la planta;
•    la elección del reciclado de los residuos en vez de optar por la incineración o el enterramiento convencionales;
•    el diseño ecológico, uno de cuyos objetivos es asegurar la «reciclabilidad» de los productos. 

 

 

 

Buena práctica: Pernod en Marsella

La fábrica de Pernod en Marsella está ubicada en una zona donde hay cerca de cuatrocientas empresas implantadas. Pernod, que recicla el 95% de sus residuos, se ha hecho cargo, junto a la asociación Arnavant, de un proyecto de mutualización para la recogida de residuos. El grupo de trabajo de Arnavert convocó un concurso para la mutualización de la gestión de la recogida. Por otra parte, en 2010 se pudieron recoger y tratar ocho toneladas de residuos eléctricos y electrónicos.

 

Relaciones con los proveedores

Pernod Ricard ha definido el marco de una política de compras responsables común para todas sus filiales.

Desde 2007, cada filial de producción dispone de un cuestionario «Compromiso y Desarrollo Sostenible» para evaluar las prácticas de sus proveedores. Esta herramienta sirve para hacer un seguimiento de nuestros principales proveedores y para referenciar a los nuevos. 

En 2011, Pernod Ricard publicó su política de compras responsables de productos y servicios. 

The Absolut Company (Suecia) lleva diez años trabajando con los agricultores para promover unas prácticas de cultivo del trigo más sostenibles y más respetuosas con el medio ambiente. 

Orlando Wines y Pernod Ricard New Zealand han establecido un plan de reducción del peso de las botellas de Jacob’s Creek y Brancott Estate. Según los modelos, el peso ha disminuido 50, 180 o 240 g, lo que supone un ahorro total de 11.400 toneladas de vidrio al año. Estos cambios de dimensiones han permitido aumentar los planos de paletización de 36 a 38 cajas por palé. La reducción de peso permite utilizar contenedores más grandes para el transporte marítimo de larga distancia (40 pies, frente a los 20 anteriores). Orlando Wines y Pernod Ricard New Zealand han trabajado con sus clientes británicos para mejorar las entregas finales: los trayectos de vehículos han pasado de 1.000 a 800 al año.

Con el fin de mejorar la eficacia de su modo de distribución, Pernod Ricard UK ha desarrollado una nueva herramienta informática que registra las previsiones de pedidos y establece el programa de las preparaciones y las entregas en función de los volúmenes. 

En Pernod Ricard Thailand, las cajas de agrupamiento de las botellas de 100 Pipers originales se reutilizan después de las operaciones promocionales. 
También se han rediseñado los ciclos de transporte: Martell ha seleccionado una ruta más directa de Cognac hasta el puerto de Le Havre que elimina el almacenamiento intermedio en Épernay para sus envíos de productos acabados a China.

Diseño ecológico

Animamos a nuestras filiales a aplicar los principios del diseño ecológico en sus envases, para reducir su peso, y facilitar su recogida y reciclado. 

Nuestro programa de diseño ecológico busca:
•    optimizar los envases y los embalajes de transporte;
•    desarrollar una metodología de análisis del ciclo de vida de los envases con el fin de medir su impacto en el medio ambiente;
•    desarrollar envases reciclables con materias recicladas;
•    reducir el impacto del almacenamiento y del transporte de los productos embalados.

 

El proceso de diseño ecológico del Grupo se inició en 2006. Primero, formamos a los equipos de Marketing y Compras, y difundimos una metodología destinada a las filiales. 
En 2010, el Grupo dotó a sus principales Compañías de Marcas de un programa de evaluación del impacto en el medio ambiente de los envases, según el método de análisis del ciclo de vida (ACV) del producto. 

A lo largo del año 2012-2013, un comité compuesto por miembros de las principales direcciones involucradas en el diseño ecológico (RSC, Operaciones, Marketing) se encargó:
•    de definir los compromisos del Grupo en términos de diseño ecológico, 
•    de seleccionar los indicadores clave para controlar su aplicación, 
•    de garantizar la difusión en las filiales.

Se crearon tres metodologías:
•    una plataforma interactiva, cuyo objeto era proporcionar herramientas de diseño ecológico a los equipos de Marketing, de Desarrollo de Producto y de Compras;
•    una metodología dirigida a los equipos de Marketing que permite definir la relación entre las marcas y su medio ambiente («el ADN medioambiental» de la marca);
•    una metodología que permite realizar a las plantas industriales un diagnóstico de sus envases.

 

 

Nuestras filiales ponen en práctica los principios del diseño ecológico sobre el terreno. 
Pernod Ricard Nordic ha sustituido el vidrio de las botellas de algunos productos locales por plástico reciclable (etiqueta recyclable PET). 
Pernod Ricard Americas ha modificado la forma y, a veces, el material de sus botellas con objeto de optimizar su almacenamiento y transporte. En Estados Unidos, la botella de Mumm Napa ha pasado de 907 a 794 g. En México, la botella de Kahlúa ha perdido un 10% de su peso. En Argentina, Brasil y Canadá también se ha aligerado el peso de varios modelos de botellas: Montilla (-5%), Orloff (-11%), Malibú (etiqueta recyclable PET).

 

 

 

Buena práctica: Orlando Wines ahorra 9.600 toneladas de vidrio en Australia

Orlando Wines ha desarrollado, junto a Pernod Ricard UK, una botella más ligera para su marca Jacob’s Creek. Esta innovación ha permitido:
•    ahorrar 9.600 toneladas de vidrio, 
•    reducir el número de contenedores utilizados y los volúmenes de almacenamiento, 
•    disminuir el número de camiones necesarios para el transporte, lo que supone un descenso de las emisiones de CO2 del orden de las 10.000 toneladas anuales.

Más información sobre la política medioambiental de Jacob’s Creek en su página web