Ricard

«Le pongo mi nombre porque estoy seguro de la gran calidad de mi pastís y porque estoy orgulloso de su sabor» dijo Paul Ricard. Los hechos le dieron la razón. El sabor y el modo de elaboración de su pastís lo han convertido en un referente mundial. Ricard es la bebida anisada más vendida del mundo.

Ricard Gama

texture-ricard

Main markets for Ricard

map-ricard
  1. Francia
  2. Bélgica
  3. España 
  4. Suiza

Ricard en cifras

N°1
francés de los espirituosos
N°1
mundial de las bebidas anisadas
4,5
millones de cajas vendidas en todo el mundo

Ricard news

¡No hay noticias relacionado con esta marca!

Savoir-faire

La calidad de Ricard es el fruto de una sabia mezcla de anís, regaliz y plantas aromáticas, cuidadosamente seleccionadas. La receta original se mantiene en secreto y forja la leyenda de este aperitivo único.

Historia de Ricard

1932
1984
2011

Paul Ricard tenía 23 años en 1932, cuando creó la famosa receta del pastís de Marsella. Su objetivo era encontrar el sabor perfecto, capaz de restituir la pureza del anís. Con 1 parte de Ricard y 5 de agua, Paul Ricard lanzó el primer “long drink” a la francesa.

En 1984, la marca, conocida en todo el mundo, celebró sus mil millones de botellas.

En 2011, la botella de Ricard evolucionó, al igual que el logotipo de su etiqueta, cuya forma sirve de base a la estructura. Único en su género, el logotipo de la marca va grabado también en los laterales de la botella de vidrio, indicando que la huella dejada por Ricard es indestructible e imperecedera.

Paul Ricard tenía 23 años en 1932, cuando creó la famosa receta del pastís de Marsella. Su objetivo era encontrar el sabor perfecto, capaz de restituir la pureza del anís. Con 1 parte de Ricard y 5 de agua, Paul Ricard lanzó el primer “long drink” a la francesa.

En 1984, la marca, conocida en todo el mundo, celebró sus mil millones de botellas.

En 2011, la botella de Ricard evolucionó, al igual que el logotipo de su etiqueta, cuya forma sirve de base a la estructura. Único en su género, el logotipo de la marca va grabado también en los laterales de la botella de vidrio, indicando que la huella dejada por Ricard es indestructible e imperecedera.

Paul Ricard tenía 23 años en 1932, cuando creó la famosa receta del pastís de Marsella. Su objetivo era encontrar el sabor perfecto, capaz de restituir la pureza del anís. Con 1 parte de Ricard y 5 de agua, Paul Ricard lanzó el primer “long drink” a la francesa.

En 1984, la marca, conocida en todo el mundo, celebró sus mil millones de botellas.

En 2011, la botella de Ricard evolucionó, al igual que el logotipo de su etiqueta, cuya forma sirve de base a la estructura. Único en su género, el logotipo de la marca va grabado también en los laterales de la botella de vidrio, indicando que la huella dejada por Ricard es indestructible e imperecedera.